¿Qué es un índice, razón o ratio?

Como punto de inicio, y ubicándonos en el ámbito de las finanzas, de seguida se presentan definiciones de índice, razón y ratio.

Índice (del latín índex), es un indicio o señal de algo. Puede tratarse de la expresión numérica de la relación entre dos cantidades o de distintos tipos de indicadores.

Razón desde el punto de vista matemático, es el resultado o cociente entre dos o más números comparables entre sí, que puede ser manifestado en fracciones o decimales. La razón en matemática muestra la cantidad de veces que una cifra está contenida en otra, o las veces que una cantidad contiene a otra, y está conformada por un dividendo y divisor.

Ratio es un vocablo latino reconocido por la Real Academia Española, que se utiliza como sinónimo de razón en el sentido del cociente de los números o de cantidades comparables.

En términos generales los vocablos de índice, razón o ratio financiero, se puede usar de manera indistinta, son expresiones sinónimas, ya que a final de cuentas lo que se busca es establecer relaciones de diferentes cifras de los estados financieros, para luego interpretarlas, siendo importante no sólo su cálculo, sino saber analizarlos convenientemente.

Los índices financieros, haciendo una analogía con el campo de la medicina, son como cuando un doctor le pide a un paciente que se haga unos exámenes de laboratorio, sangre, orina, por ejemplo, para buscar los posibles indicios de la enfermedad que pudiese estar aquejando a la persona. Los exámenes no los hace el médico, sino un bioanalista, pero el doctor debe saber leerlos. No basta que le traigan los resultados de las pruebas, sino que los sepa interpretar, interrelacionando resultados entre pruebas.

Caso similar ocurre con una analista financiero, quien no prepara las cifras, ya que ello es trabajo del área contabilidad, pero si debe tener sólidos conocimientos financieros y contables para analizar la información recibida y tomar decisiones, siendo los índices financieros una excelente herramienta para ello.

Para determinar que índices deben usarse, hay que considerar la clase de negocio que se está examinando, su antigüedad, el punto en el ciclo del negocio y que se está buscando. Por ejemplo, una clase de empresas puede que necesite una gran cantidad activos fijos, edificaciones, terrenos, maquinarias, etc., en tanto otras requieren muy pocos.

Los ratios financieros pueden y deben ser aplicados por todo tipo de organizaciones, sean pequeñas o grandes, e indiferentemente de su actividad económica. Empresas industriales, comerciales, metalmecánicas, petroleras, agropecuarias, turísticas, constructoras, entre otras, los utilizan regularmente, puesto que constituyen una medida de eficiencia operativa que permite evaluar la gestión de una compañía.

Ideas generales sobre índices financieros

Una razón financiera puede establecer la relación numérica entre dos cuentas o grupos de cuentas del Estado de Situación Financiera o del Estado de Resultados, dando como resultado un cociente o producto absoluto, que se interpreta como las veces que rota un activo o se convierte en efectivo, siempre teniendo como denominador la misma unidad de medida del numerador. Asimismo, por ejemplo, si el numerador son ventas, dinero, digamos dólares, y el denominador son días, prevalecerán ambos y se interpreta que cada día se venden tantos dólares. Si ambos términos son idénticos, se anulan y el resultado se interpreta como veces.

Con la aplicación de los ratios financieros lo que se busca es formarse una idea cercana de la realidad que tenga una entidad, de su situación financiera, estructura, y de sus circunstancias económicas, rentabilidad.

Los ratios financieros pueden indicar la proporcionalidad existente entre una cuenta o grupo de cuentas del Estado de Situación Financiera o del Estado de Resultados, cuya resulta se refleja en términos porcentuales, y se expresa como la participación dentro de un total.

El Estado de Situación Financiera está vinculado a las ratios de liquidez, eficiencia e índices de endeudamiento, mientras que el Estado de Resultados está relacionado con razones de productividad, desempeño y eficiencia.

La finalidad esencial del análisis mediante la aplicación de las índices financieros, es la interpretación de las relaciones numéricas que están presentes entre las diversas cifras que se reflejan en los estados financieros. Entre estos diversos valores que constituyen los estados financieros, existen una serie de relaciones que pueden servir para determinar los vínculos interdependientes entre los valores utilizados, lo cual permitirá proponer observaciones sobre la estructura financiera y productividad de la entidad.   

Los análisis a base de índices, también pueden utilizarse para determinar probabilidades y tendencias, así como evidenciar las fortalezas y/o debilidades de la empresa.

Clasificación de las razones financieras

Con base a los estados financieros que se utilizan, las razones financieras se podrían clasificar de la siguiente manera:

  • Razones estáticas: Son aquellas que indican la relación cuantitativa que hay entre partidas del Estado de Situación Financiera.
  • Razones dinámicas: Son las que expresan la relación cuantitativa entre partidas del Estado de Resultados de la operación.
  • Razones estático – dinámicas: Muestran la relación cuantitativa entre el Estado de Situación Financiera y el del Estado de Resultados. 

Las razones financieras tendrán significado únicamente cuando existan relaciones de dependencia entre cantidades seleccionadas para establecer la relación.

El análisis de las razones que relaciona entre sí las partidas del Estado de Situación Financiera (estáticas), y del Estado de Resultados (dinámicas), permite trazar la historia de una empresa y evaluar su situación presente. Estos tipos de análisis sirven asimismo para prever las reacciones de los inversionistas, instituciones financieras y acreedores, entre otros.  

La interpretación de razones estáticas o dinámicas es de menor dificultad que el de las razones estáticas – dinámicas, ya que ellas relacionan partidas con características homogéneas.  

Respecto al análisis de las razones estáticos – dinámicas, debido a la heterogeneidad de sus componentes, su nivel comprensión es de una mayor complejidad que los ratios estáticos o dinámicos. En tanto una cifra estática muestra el saldo existente a la fecha del análisis, una dinámica mostrará el monto alcanzado en un período que termina en la fecha en el que el análisis se vaya a realizar.

Los índices, razones, ratios financieros, se suelen mostrar, clasificar, presentar, de acuerdo al uso y utilidad que se les da, pudiéndose mencionar entre los ratios más utilizados los que siguen:

  • Índices de liquidez: solvencia a corto plazo, índice del ácido, prueba del súper ácido.
  • Ratios de eficiencia (actividad): razones de cuentas por cobrar, ratios de los inventarios, rotación del activo.
  • Razones de endeudamiento: apalancamiento financiero, ratios de patrimonio.
  • Índices de rentabilidad: margen de utilidad, retorno sobre la inversión, utilidades por acción.

Es importante acotar, que uno de los procedimientos que se utilizan con más frecuencia en el análisis financiero, consiste en la comparación de la situación de la empresa, magnitudes o valores, tanto absolutos como relativos, con datos de referencia. Estos datos de referencia son, normalmente, los obtenidos de los valores medios de la información sectorizada, esto es, el sector económico al que pertenece la empresa.

Limitación uso de ratios financieros

Se debe estar consciente de que el análisis a través de ratios financieros puede estar limitado, tanto en lo que respecta al alcance de su estudio comparativo, como en cuanto a las conclusiones deducibles de las diferencias resultantes en dicha comparación. Lo anterior significa que el análisis no debe circunscribirse únicamente a obtener las diferencias entre la empresa bajo examen y los de referencia, sino que, a su vez, hay que tener en cuenta en la valoración, el grado de dispersión de los valores de la muestra utilizados para establecer los valores de referencia.

Los estados financieros de una empresa son combinaciones de hechos, convenciones contables y de juicios personales de quienes los preparan, por lo que las razones que se derivan de los mismos no pueden tenerse como medidas exactas. Cuando se calculan razones típicas para una industria, el efecto de las anteriores combinaciones de hechos, convenciones contables y juicios personales se multiplica. Además, algunos miembros de una industria pudieran estar en excelentes condiciones financieras y tener resultados de operación favorables, en cambio otros muestran características opuestas.

En lugar de representar situaciones ideales, las razones promedio o estándar muestran relaciones representativas existentes en una industria en una fecha particular o un período determinado. Las razones estándar son a menudo consideradas como indicativas de una situación satisfactoria de la industria, sin embargo, el término situación representativa parece ser más apropiada. Las razones estándar no deben considerarse como ideales. 

En síntesis, la importancia del análisis financiero a través de índices, radica en que permite identificar los aspectos económicos y financieros que muestran las condiciones en que funciona una entidad con respecto al nivel de liquidez, actividad, solvencia, endeudamiento, eficiencia y rentabilidad, facilitando la toma de decisiones gerenciales en la actividad empresarial.